Horarios

El seleccionador nacional español Julen Lopetegui (d) saluda a David Silva tras el cambio, durante el partido amistoso que las selecciones de España y Bélgica disputan hoy en el estadio Rey Balduino de Bruselas, Bélgica. EFE

Martín Onti: El amigo fantasma

MADRID, España.- Solía ser ese que siempre aparecía en donde menos se lo esperaba; aquel que auxiliaba al más necesitado a como diera lugar apoyando incondicionalmente sin ser requerido de ello siquiera; ese que llegaba con un regalo inesperado para dar una alegría al más triste; el que hacía cosas sin esperar retribución, ese amigo fantasma que arropaba con su sola presencia la solidez de un grupo en demanda de compañerismo.
 
 
España pudo, esta vez ante la Selección de Bélgica con Roberto Martínez como nuevo técnico y Thierry Henry como flamante asistente, contar nuevamente con Sergio Busquets en el centro del campo. El medio catalán volvió a demostrar toda su clase para ser el jugador desequilibrante por su presencia -sinónimo perfecto de su juego- para el exitoso debut de Julen Lopetegui en el banquillo de La Roja.
 
 
El seleccionado español, que ganó 2-0 en el primer encuentro de la era post Vicente del Bosque, se ajustó al esquema que le ha sido propio desde aquellos viejos tiempos de Luis Aragonés. No tuvo variantes posicionales, tampoco inventó partituras desconocidas entre líneas, ni lecturas distintas a las mostradas desde la Eurocopa de Austria y Suiza 2008 en que comenzó este ciclo del juego que le distingue hoy.
 
 
En este conjunto de Lopetegui, Busquets mejora los registros de aquel Marcos Senna al punto de hacer olvidar que esta noche en el estadio Rey Balduino de Bruselas ya no jugaron el retirado Xavi Hernández ni el ausente, por lesión, Andrés Iniesta. El ‘5’ azulgrana estuvo, como está casi siempre, a la espalda de sus compañeros, solventando desde la falta de egoísmo futbolístico cualquier error que pudiese suceder para que a partir de entonces se fortalezca la confianza entre sus compañeros.
 
 
Con lo visto ante una mediocre selección belga, España vuelve, desde la colaboración constante y desinteresada de Busquets, a prometer muy buen fútbol; insinúa ser esa escuadra que tiene al toque por objetivo primordial; muestra desplazamientos y búsqueda de espacios para generar juego como un complemento ideal; y aporta la convicción y la velocidad de sus componentes como base de una ambición ofensiva que sigue evidenciando sus ganas de volver a ser el mejor equipo del mundo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!