Horarios

Martín Onti: Ignorando el problema

Martín Onti: Ignorando el problema

LONDRES, Inglaterra.- En el nuevo estadio de Wembley de pulcro diseño, la esbeltez del proyecto del arquitecto británico Norman Foster fue por momentos más comprensible para los aficionados al fútbol que el planteo técnico-táctico de la Selección de España frente a una envalentonada Inglaterra de un más que sorprendido Gareth Southgate.
 
No nos comprometeremos con una retórica de difícil lectura para plantear el problema de España. No sólo es un necesidad mencionar la incertidumbre futbolística de este seleccionado nacional, sino lo que deja ver la actuación del máximo representativo que hoy dirigió Julen Lopetegui a lo largo de casi 85 minutos de partido.
 
 
En Londres, fue notorio lo insustancial que se muestra un estilo de juego, al cobijo de los cambios de épocas, que posiblemente tarde en recuperarse para volver a ser aquel equipo que impartía respeto desde una propuesta tan agradecida como efectiva. 
 
La marca registrada de ‘La Roja’, que va desapareciendo al igual que sus modelos en extinción, es en la actualidad más un rompecabezas con piezas indescifrables que una dulce espera que refleje lo creado por Luis Aragonés y continuado por Vicente del Bosque, incluso hasta un poco antes de que el ‘Marqués’ concluyese su reinado al frente del mismo.
 
El planteo de Lopetegui frente a Inglaterra nos hizo pensar en aquellos famosos cómicos argentinos, Les Luthiers, que en sus actuaciones nos permitían extrapolarnos a estados de fantasía y creer que cualquier cosa era válida para sonreír si convenientemente se mezclaba con la realidad. Pues esa fue la primera sensación que varios sentimos cuando asomó la definitiva alineación española y su gracioso mensaje de incomprensiones, no sólo en las posiciones de sus hombres sino en la consecuente prestación de sus funciones.
 
 
Ni por líneas, ni en grupo, ni menos individualmente, podíamos entender la osadía -por llamarla de algún modo- que el técnico español proponía desde la incongruencia posicional de sus elegidos, al punto que ellos mismos parecían estar en una mayor confusión que quienes lo veían desde afuera.
 
Es cierto que en ausencia de Gerard Piqué, Sergio Ramos y Andrés Iniesta algo de esto ocurra, pero de allí a una prueba en plan cómico de su estratega dista un salto tan profundo, quizás, como la de negarse a aceptar la desaparición de una generación que difícilmente se vuelva a repetir, porque para ello no sólo se precisa de trabajo sino de un talento que no pinta tan fácil de conseguir en el fútbol español… muy a pesar de Iago Aspas y 5 minutos finales a toda orquesta.
 
Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!