La Federación Mexicana de Futbol espera que la FIFA decline la sanción que le impuso por el tradicional grito de la afición cuando el portero rival despeja de portería.