Carlos Hermosillo admite que aunque el controvertido grito que se escucha en los juegos del Tri, es un clamor del pueblo; se deben obedecer las reglas del fútbol.