Horarios

Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST

Martín Onti: "La Telenovela Mexicana"

MADRID, España.- Más aún que en España, en México se viven las telenovelas como una escenografía dueña de la felicidad de mucha gente que se consagra a esa fantasía en que se transforman sus realidades. Una manera de ser primeros protagonistas no sólo de lo inexistente, sino, sobre todo, para escapar a la dureza de lo que verdaderamente ocurre a diario, es entregarse a la ficción dibujada por la pantalla chica. 

Como tal se podría tomar lo acontecido en esta Copa Oro recientemente concluida, en donde el conjunto tricolor de Miguel Herrera, que se llevó su séptimo titulo con un cómodo triunfo en la final frente a Jamaica por 3-1, se quedó con el máximo trofeo no sin un racimo de desdeñables polémicas que empañan a todo lo que rodea a la limpieza de lo puramente deportivo. 

Desde lo relacionado al fútbol en sí hasta la ridiculez de los entredichos entre cuerpo técnico del Tri y periodistas deportivos, lo ocurrido en esta edición de la Copa Oro tuvo decepciones que entristecen el recorrido de la pelota tras bambalinas cuando sólo el balón debería ser el único protagonista. 

Al recelo de actitudes de arbitrajes que dejan un manto de dudas sobre la imparcialidad en la conducción de ciertos encuentros, entre ellos la victoria ante Panamá que le permitió a México seguir en el torneo con dos inciertos penales sancionados en los minutos finales de aquel partido que resultó favorable al conjunto del ‘Piojo’ Herrera, se suma el postrero culebrón mediático que termina por ensombrecer aún más un problema interno que desde hace bastante aqueja al balompié azteca. 

La lucha por la hegemonía en el rating de las televisiones, es aprovechada de nueva cuenta para intentar la desestabilización del adversario fuera de los terrenos de juego, y así, se usa la diatriba de figuras públicas como chivos expiatorios de los que se esconden en el silencio que la verborragia y el ego de aquellos que, como el comentarista deportivo agredido por el estratega mexicano en el aeropuerto de Filadelfia, se prestan a una parodia que quizás ni él mismo Christian Martinoli alcanza a darse cuenta está protagonizando. 

Tantas veleidades inútilmente expuestas solamente concuerdan con las verdaderas intenciones de los que buscan ganar terreno en esa confusión, mezcla de subjetividad e infantilismo, y que termina otorgando ventajas claras al objetivo de los que las alimentan y se esconden en la conveniencia del mutismo.

Marín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!