Horarios

MIAMI, Florida. - El liderazgo es un elemento fundamental en el ámbito deportivo ya que cualidades como el conocimiento y habilidad técnica, la confianza, la integridad, la humildad y el carisma para inspirar a los compañeros de equipo son imprescindibles. 
 
Al pensar en esto nombres de antaño evocan imágenes maravillosas como: Pelé, su ingeniosidad para mandar la esférica al fondo de las redes; Diego Armando Maradona, el dibujo que trazaban sus piernas al dejar zagueros en el camino; Franz Beckenbauer, gala de la imponente versatilidad en la última línea de defensa; Carlos “El Pibe” Valderrama, su folclor y gran visión de juego; Zinedine Zidane, muestra firme de la caballerosidad y buen trato de la pelota; Franco Baresi, y los constantes recorridos por la banda junto a una actitud incansable, pero sobre todo, la sensación de que “el deporte más bonito del mundo” estaba inundado de líderes. 
 
En el fútbol actual, bastante más vertiginoso y táctico que hace unos escasos diez años, hay muchos más jugadores de gran capacidad. Por esto mismo brillar entre la multitud quizás se hace más difícil. Al mismo tiempo, es paradójico ver mayor volumen en talento pero menor presencia en liderazgo. Pero lo verdaderamente preocupante es que los contados casos, que logran sobrepasar las estadísticas para convertirse en caudillos del fútbol, dejan un extraño sabor de boca. 
 
La mayoría son líderes a medias tintas, iconos mediáticos construidos para el deleite de la afición. Líderes que la mayoría del tiempo están más preocupados por campañas publicitarias y cómo se ven frente a las cámaras que por el buen desempeño del equipo y la gloria del fútbol. 
 
¿Qué pasó con la convicción y esos muchachos llenos de ganas? 
 
Esos que mostraban la garra y el hambre echándose un equipo al hombro por una victoria, aquellos que se inmortalizaban en el imaginario popular creando historias para las futuras generaciones, los que te inspiraban a querer ser futbolista profesional, a salir a rasparte los pies descalzos con una pelota junto a los muchachos del barrio, aquellos que cuando pisaban el verde pasto te hacían sentir seguro.
 
Ese tipo de jugador parece haber desaparecido en el ámbito actual, o lo que es aún más triste, se ha convertido en una especie en peligro de extinción. 
 
Te invito a seguirme en Twitter: @Thorkish

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[