La categoría Fórmula E, ha apelado a celebridades, en su afán de destronar a la Fórmula 1.