En la cancha se detestan, pero estas colombianas viven otro Clásico fuera del fútbol.