Un entrenador de tenis especuló sobre el color de piel que tendrá el hijo que espera la tenista. Y Serena, evidentemente, se lo tomó fatal y contestó en Instagram.