Testigos aseguran que el delantero del Manchester United tiene un duro vicio por los juegos de azar.