El exjugador de la NBA, Lamar Odom, hizo sus primeras declaraciones públicas en las que se define como un "milagro andante" y admite que está libre del consumo de drogas.