El atacante uruguayo regresó a Barcelona tras la triste semana en las eliminatorias y se encontró con una inusual asistencia de La Pulga.