El boxeador estadounidense está desesperado por la falta de dinero y ha tenido que deshacerse de uno sus autos deportivos. ¡Lo subasta por 4 millones de dólares!