La separación caló hondo en ella y ahora le disparó con todo. Chícharo, ¡qué perverso fuiste!