El habilidoso jugador brasileño recibió esta vez una cucharada de su propia medicina, cuando al intentar dominar la pelota, cayó ridículamente.