La noticia del jugador brasileño, aprehendido por la policía mientras se disputaba el juego, le ha dado la vuelta al mundo.