Coral Simanovich, el bombón de Sergi Roberto