La selección mexicana va por su octavo título de la CONCACAF, pero una vez más llega de panzazo y sin triunfo en la antesala de la final.