El Tri vuelve a toparse con Haití, equipo con el que protagonizó uno de los más grandes ridículos en la historia del fútbol mexicano.