Los problemas físicos no han dejado en paz a la Selección Mexicana desde que inició su preparación para el torneo de CONCACAF.