El equipo mexicano de Gerardo Martino parece haber perdido su olfato goleador, como lo muestran las estadísticas.