Con un desgaste acumulado, el Tri se instaló en la final y no importa quién sea el rival, pues hay que ganarle al que sea para ser campeón.