Horarios

Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST

México-Costa Rica promete brindar un partido lleno de goles

NUEVA JERSEY, Nueva Jersey.- Tanto la selección mexicana como la costarricense quedaron a deber en la fase de grupos. Ambos avanzaron como segundo lugar de sus respectivos sectores, pero todos los pronósticos indicaban que lo harían como líderes. Probablemente se haya debido a los mismos factores.

Paulo César Wanchope no ha encontrado su once ideal, ni siquiera ha usado una misma formación en dos partidos en la Copa Oro. Ha intentado un 4-3-2-1, un 4-2-3-1 y un 4-4-2 pero ninguno le ha resultado mejor. La idea es clara: recuperar el balón lo más lejos de su portería para aprovechar que el rival está mal parado. Sin embargo, con la presión en medio campo, el equipo queda vulnerable, dejando un enorme espacio entre los contenciones y los centrales, además de quedar expuestos detrás de las espaldas de los defensores.

En el ataque dependen demasiado de lo que hagan las individualidades: Bryan Ruiz, Joel Campbell, David Ramírez y Álvaro Saborío. En cuanto se conjuntan los nombres con los hombres, Costa Rica es capaz de crear una infinidad de jugadas, pero para ello necesitan tener balones cerca del área rival.

Predecir qué alineación usará Miguel Herrera en el próximo partido no es una labor sencilla. En el duelo previo al torneo, jugó con un 5-2-3 pero poco le funcionó y tuvo que corregir sobre la marca. Ante las críticas, cambió a un 4-4-2 que goleó a Cuba pero fue inoperante ante Guatemala. Frente a Trinidad y Tobago regresó a su tradicional 5-3-2 en el que el marcador resulta engañoso, pareciendo que solucionó sus problemas en el ataque pero dejó ver que es muy vulnerable cuando lo atacan.

México tiene gente de muchísima calidad, sobretodo en la transición de la defensa hacia el ataque, pero ofensivamente se vuelve muy predecible. Los laterales llegan mucho, pero casi siempre lo hacen por los carriles interiores, lo que facilita que sus rivales amontonen gente en el centro y rechacen los balones. A no ser de una genialidad de Carlos Vela, Héctor Herrera o Andrés Guardado, el equipo Tricolor no logra encontrar una posición clara de frente a la portería.

Si es que se conjuntan los elementos que han relucido en los últimos partidos, mexicanos y ticos nos brindarán un partido lleno de goles y acción constante en ambas porterías. Sin embargo, con la presión de quedar fuera, probablemente sea un encuentro lleno de imprecisiones, patadas y pocas llegadas. Los 22 elementos en el campo serán quienes elijan cómo será el duelo; uno más de esta gran rivalidad.

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!