El zaguero rojiblanco Antonio Briseño pidió no tener miedo a llamar las cosas por su nombre y lo que vivió el Rebaño fue un fracaso.