El diez de Portugal pone un balón delante de la portería surcoreana y Jorge Fernández remata sin fuerza pero el portero Song Bumkeun rebota la pelota que milagrosamente no entra en la portería.