La Vinotinto se convirtió en la tercera selección en la historia del torneo en ganar sus tres partidos de la fase de grupos y anotar 10 goles sin recibir ninguno.