Jeremy Ebobisse marca un magistral golazo de cabeza y descuenta en el marcador para meter a la selección estadounidense en el partido y darle esperanzas a los norteños.