El italiano Nicolo Barella disputaba el balón con Grant Margeman y al caer la mala fortuna recae toda sobre el seleccionado italiano que sufre una lesión en su mano con desgarradores gritos de dolor.