Una fuerte entrada del número 6 de Italia se convierte en falta que pone a Francia próximo al empate desde el punto de penal.