El delantero de Nueva Zelanda Myer Bevan no duda y transforma en gol el tiro libre desde los 12 pasos.