Jugada de balón parada habilita a Martin Terrier dentro de la área para cabecear el tercer gol de Francia.