Una aparente mano a favor de Irán fue cobrada por el árbitro, pero la tecnología revirtió su decision.