Tras un tiro libre al corazón del área senegalesa por parte de Francisco Venegas el balón es conectado de manera ajustado por Joaquín Esquivel que por poco no es el primer gol para México.