Tras la pena máxima cobrada por el árbitro ecuatoriano a favor del equipo italiano, Riccardo Orsolini lo transforma en gol para poner a Italia al frente sobre Sudáfrica.