Kieran Dowell marca el primer gol para Inglaterra y obliga a la selección de Corea a poner en juego a sus estrellas.