La necesidad de Argentina de convertir da que los jueguen de manera vehemente como Marcelo Torres y Santiago Colombatto, que se lleva la peor parte; de una jugada que termino siendo anulada.