El conjunto galo juvenil llega a la Copa del Mundo en Corea del Sur con la generación dorada que ya sabe lo que es ganar un titulo.