La selección norteamericana impone su juego y vence por 1-0 a Senegal, para convertirse en los líderes del Grupo F.