En menos de cinco minutos Estados Unidos liquida el partido ante Nueva Zelanda tras una larga carrera de Brooks Lennon que fusila al portero Michael Woud para decretar el tercer gol de Estados Unidos.