La defensa de Arabia Saudí vuelve a quedarse dormida. Primero ante Abrahima Ndiaye, que lanza un centro preciso y luego los centrales que permiten cabecear libremente a Aliou Badji.