Inglaterra no permite salir limpiamente a México de su campo y tras asediarlo permanentemente el balón le queda a Josh Onomah que con todo el tiempo del mundo saca un disparo esquinado que no fue gol.