En un partido sin goles Venezuela se acerca al arco de México con un centro venenoso de Ronald Hernández que no pudo ser conectado por Ronaldo Pena porque el portero Abraham Romero reaccionó rápido.