La plantilla venezolana derrotó a Uruguay en la tanda de penales y enloqueció en el vestuario al grito de "Vinotinto soy".