De manera sensacional los alemanes empatan el partido con balazo disparado por Jonas Arweiler y silencian a la afición africana que no se lo pueden creer.