Los espectadores todavía no se habían sentado que el delantero Myer Bevan de Nueva Zelanda corrió por la banda izquierda y clavó un golazo que deja sin reacción al portero catracho Javier Delgado.