El representativo coreano consigue un agónico triunfo con solitario gol de Kim Hyun-Woo sobre los sudafricanos.