El combinado surcoreano reaccionó en el segundo acto, se quitó la presión nipona, pasó al ataque y logró el premio.