La Selección de Nueva Zelanda no tuvo el menor problema para golear a un débil equipo “catracho” en la Copa Mundial Sub 20.