Esta vez el arquero ucraniano del Real Madrid, Andriy Lunin, no pudo detener el penal.