La selección ecuatoriana selló su recorrido en el Mundial Sub-20 de Polonia con un tercer puesto que será recordado por muchos años.